Maestro

Como en ninguna otra actividad profesional, la labor del maestro ha estado atravesada por la idea del apostolado: “Cristino Viejo”, de vida ejemplar, el maestro fue definido, en prima instancia, como un sujeto virtuoso antes que erudito; sus condiciones morales signaron su elección y su oficio relegando a un segundo orden su carácter de sujeto de saber, su condición de intelectual. Así, su ejercicio profesional ha estado asociado por generaciones a una cierta idea de abnegación, entrega y sacrificio.