Estructura RDDI

La Red Distrital de Docentes Investigadores se organiza formalmente con una estructura definida en nodos de trabajo con 10 líneas de investigación iniciales y está abierta a la constitución de nuevos nodos:

  1. Convivencia, Ciudadanía, sociedad y cultura
  2. Orientación escolar, sexualidad e inclusión
  3. Aprendizaje y didáctica
  4. Lenguaje
  5. TIC
  6. Ciencias y matemáticas
  7. Gestión educativa y políticas públicas
  8. Bilinguismo
  9. Medio Ambiente
  10. Artes, Educación física y cuerpo

“La red, como metáfora, nos sugiere tejido, nudos o conexiones, flexibilidad y cierta debilidad de los materiales que la forman, dado que sólo alcanzan su función y fuerza justamente cuando están bien trabados entre sí. No es pues de extrañar que muchas de las nuevas formas o iniciativas de trabajo transdisciplinar, en las que se cruzan instituciones y profesionales diferentes, adopten este concepto de forma algo mimética para autodefinirse. (…) se entiende como sistema relacional, formal o informal, que permite establecer nuevas formas más eficientes de comunicarse e interrelacionarse entre las personas, generando una estructura flexible y no jerárquica que posibilita una mayor implicación y participación de sus integrantes y una mayor responsabilidad compartida en el momento de tomar las decisiones que les afectan. Por otra parte, y desde un punto de vista más institucional, también se entiende como el modelo de organización alternativo a los tradicionales organigramas jerárquicos, capaz de integrar instituciones y actores en un plano de igualdad, unidos por el interés común, primero, por compartir los análisis de las necesidades y los proyectos, y segundo, por coordinar la acción de una manera integral y coherente.” (Longás, 2008).

La membresía a la RED se otorga por invitación o por solicitud formal, por parte de docentes interesados en participar en procesos de investigación tanto a nivel individual, como colectivo. La participación es voluntaria, en consecuencia hay una prevalencia del compromiso individual en tanto cooperativo y colaborativo. “Asimismo, la asociación es flexible, los integrantes pueden formar parte de alguno o de todos los proyectos o bien, no participar en un momento determinado, sin detrimento de futuras colaboraciones, por lo que predomina la confianza y respeto hacia las particulares y exigencias de la vida profesional”.  (Serrano, 2006)

Cada uno de los nodos debe constituirse en un grupo de investigación, con reconocimiento académico y presupuesto propio. Para ello, se conseguirán alianzas y acuerdos con instituciones de carácter público y privado. Sin perjuicio de nuestra naturaleza e intereses, y manteniendo la independencia a todos los niveles. será necesaria la invitación y participación de investigadores expertos en el campo determinado del estudio particular, para lo cual cada nodo tiene autonomía para gestionar los apoyos que requiera.

Los eventos y proyectos colectivos facilitarán la cohesión de la RED, tales como: publicaciones, participación en foros académicos, socialización interna de proyectos de investigación, conversatorios, actividades de integración y demás. Así mismo, la RED podría reservarse el derecho de admisión, permanencia y representación.

Otros aspectos organizativos, se irán construyendo en el marco del consenso.


+ Longás et al, (2008) Escuela, educación y territorio: La organización en red local. En: Revista Interuniversitaria de Pedagogía Social (iSSN-1139-1723) Nº 15 – marzo 2008; (Pág. 137-151).
+ Serrano et al, (2006) Constitución y desarrollo de una red de investigadores sobre evaluación de la docencia. En Revista mexicana de Investigación Educativa. Volúmen 11, Nº 30 – Julio-septiembre 2006; (Pág. 971-993).